las mil caras

las mil caras

sábado, 26 de septiembre de 2015

Si es que lo hay

Si es que lo hay



Por la ventana asoman los primeros rayos de luz,

te miro;

tu cuerpo envuelto en una fina colcha de hilo egipcio,
tus pies desnudos,
blancos, marmoleos.

Tumbada boca abajo, la cabeza ligeramente ladeada.

te sigo mirando;

las manecillas del reloj imparables.

Quisiera tener el poder de atorar el tiempo,
de eclipsar ese segundero que martillea ritmicamente
y me provoca una terrible ansiedad.
Un sonido que se clava
y sangra borbotones de nostalgia.

Ese reloj me hace comprender
que en algún momento
dejaré de verte extendida sobre mi cama,
que en algún momento
sólo serás un recuerdo confuso
en la memoria de un viejo asustado.

Mientras eso suceda,
seguiré mirándote,
seguiré sumando momentos
para que en el más allá
-si es que lo hay-
sepa reconocerte.

El sol ya está alto
y no puedo esperar,
te dejo abrazada a la amohada
y con una medio sonrisa dibujada en tus labios.




©Toni Aznar
Derechos Reservados
Septiembre del 2015




Safe Creative #1509265237149