las mil caras

las mil caras

jueves, 31 de diciembre de 2015

Cerrando el año

Cerrando el año

Muchos aprovechan estas fiestas
para hacer balance del año transcurrido
e ilusionarse con propósitos para el nuevo año entrante.

Yo no soy de esos.

Los balances no van con mi forma de ser,
justamente por eso estudié Letras.

Estos días no me causan una especial empatía;

cuando los hijos se hacen mayores y hay ausencias...
no hay mucho que celebrar, a no ser la mera existencia.

Veo el afán consumista que devora
cualquier tipo de sentimiento;
la solidaridad fingida, el abrazo interesado,
las buenas caras, las cestas llenas,
las mesas rebosantes...

Pero, hay otras realidades;
parados
pensionistas
jubilados
enfermos
y hasta trabajadores tan pobres como las ratas.

Podemos pedir justicia

Debemos exigir justicia

La dignidad no tiene precio,
pero este liberalismo descarnado
se alimenta de la carne y de la sangre
de todos nosotros.

Yo quiero dignidad para todos,
justicia social,
y libertad de pensamiento.

Aunque no lo creamos,
la dignidad trabajada
florece hasta en los lugares más grises.

Es un brote verde
de esperanza,
una lluvia de honestidad,
y la única solución
para este mundo enfermo.




©Toni Aznar
Derechos Reservados
30 de Diciembre del 2015





Safe Creative #1512316129010