las mil caras

las mil caras

domingo, 28 de agosto de 2016

Nocturnos


Nocturnos

Cuatro de la madrugada;
una luna medo devorada
por la oscuridad y un cielo
abierto al sonido de los insectos.

La noche transita serena
y a una velocidad de cámara lenta;
fotograma a fotograma.
Los olores del jazmín
sacuden en mi nuca
advirtiéndome que aunque lo parezca
la noche no va a ser eterna.

Escucho el canto del gallo
que quiere abrirse paso entre las sombras
del pino majestuoso  y las esencias del rosal.

Como me atrae la noche caduca,                            
tal vez sea ese halo de misterio
que nos eriza la piel,
o tal vez su proximidad a la muerte.

Empieza a clarear;
se disipa el misterio
y la realidad comienza
a tomar su ritmo,
ese que todos conocemos,
tan acelerado y rutinario,
tan predecible que pocas veces                              
nos deja sin aliento.

Como me atrae la noche caduca
y sus misterios.
Soy tan hijo de la Luna,
que me cobijo bajo las alas  del búho.
¡ Ay búho ancestral, que en tu pico
sostienes la rama primigenia de todos los olivos…!


©Toni Aznar
Derechos Reservados
28 de Agosto de 2.016




Safe Creative #1608289017925