las mil caras

las mil caras

domingo, 27 de junio de 2010

Demencia


        Demencia

Llueve, el ambiente es sofocante, el olor a tierra mojada invade cada milímetro de distancia que hay entre nosotros, ese espacio tan corto parece ser abismal por más intentos por más esfuerzos, cada día estás más lejos.
Intento recordar y ya en este momento no sé muy bien si es todo un sueño, un producto de mi imaginación o un pensamiento latente de mi realidad más profunda.
Sigue lloviendo, ese olor es cada vez más intenso, ese peculiar olor me evoca los momentos que jamás llegaremos a vivir, ese olor me transporta a un Mundo paralelo, en donde todo es un estallido de sensaciones sensoriales, un estallido de emociones físicas, un estallido de inmensa alegría y de un terrible dolor.
Paró de llover, la tormenta se retira con sus elementos , el olor sigue ahí, perpetuándose, clavado en mi nariz, como me recuerda a ti……..
Olores y sabores, sería capaz de sintetizar el “nosotros” en un reducido grupo de olores y sabores, sí.
Y además estoy convencido que tú serías tan capaz de hacerlo como yo, y en ningún caso surgirían diferencias de criterio.
Llené la terraza de flores, la primavera acomete con una brutalidad desmedida, el Universo cercano se pinta de fiesta, y el cielo después de la tormenta se apunta al festejo y se cubre con un magnífico óleo, un arco iris que llena nuestras vidas de un eterno sentimiento de belleza y sensibilidad.
No me di cuenta, han pasado horas y sigo embelesado mirando la vida pasar desde el púlpito donde predico todos los días como monje franciscano, dejé los vidrios de la cristalera con las marcas de mi rostro, es hora de retomar la cordura y regresar al mundo de los vivos, al mundo de los supervivientes.
Ven, este hombre surca los mares de la vida desde la nave de su locura, “benditos los que perdieron la razón porque de ellos es la Libertad”.



Toni Aznar

Derechos Reservados

Junio 2.010

www.taznar.blogspot.com
Safe Creative #1402240229873