las mil caras

las mil caras

domingo, 27 de junio de 2010

Oda al amigo













Oda al amigo

Han pasado ocho años, a veces largos años, a veces fugaces años, pero yo continúo sintiendo tu ausencia. En mi foro interior busqué el consuelo en la esperanza de que con el paso del tiempo lograría evadir ese sentimiento tan doloroso de tu falta.
Nunca antes te había escrito, aunque no ha habido día que no cruzaras mi pensamiento, hoy no se por qué razón, no se por qué motivo he sentido la necesidad de hablarte, de contarte en palabras todo aquello que ha acontecido en nuestras vidas, aunque estoy plenamente convencido que tú ya lo sabes.
Fuiste el hombre más importante de mi vida, eres el hombre más importante en mi vida, mi consejero, mi amigo, mi espejo, mi padre.
Lloré y lloré y no encontré consuelo, te fuiste con los deberes bien cumplidos, pensaste que todo sería igual, pensaste que nuestras vidas ya encauzadas no sufrirían más de lo debido, craso error mi amado padre, mi querido amigo, en tu ausencia todo cambió y nada volvió a ser igual.
Mi realidad es tan distinta a la que compartí contigo que me cuesta encontrar un punto de partida, me da miedo que mi recuerdo se debilite y lo que fué una luz inmensa se convierta en sombras y penumbras.
Antonio, aún huelo ese aroma a puro habano cada vez que cruzo el umbral de tu casa, todavía percibo el destello de tu mirada, la energía de tus gestos, tu voz profunda, tu corazón inmenso.
Un día como hoy de hace ocho años perdí un trozo de mi alma, perdí a ese ser extraordinario que me acompañó de la mano durante esta travesía que es el viaje por la vida.

Toni Aznar
Derechos Reservados
Noviembre 2.008