las mil caras

las mil caras

lunes, 7 de octubre de 2013

El ocaso de la madrugada

El ocaso de la madrugada




Como casi todos los poetas,
me acostumbré a perder.

Pocas veces pude ganar
y esas pocas veces
 no fueron nunca mérito propio.

Siendo así,
supe desde el principio
que ese amor,
sería como una taza de café
sostenida en unas manos temblorosas.
Taza rota y café derramado.

Y
me fue doliendo
sin haber empezado.
Y
me amargaron la dulzura
de sus besos.
Y
me distancié
en la cercanía de su cuerpo.

Siendo así,
supe desde el principio
que ese amor,
nació muerto esperando
el ocaso de la madrugada.



@Toni Aznar
Derechos Reservados
Octubre 2.013

Safe Creative #1310075884931