las mil caras

las mil caras

jueves, 9 de octubre de 2014

Entrevista en la Voz Hispana New York

No hay dique capaz de contener este desamparo,
este desamparo que es el silencio, este silencio que es hambre.
-Toni Aznar

Tal vez los elementos más innovadores de la poesía a mediados de siglo XX se caracterizan por un proceso de migraciones punitivas que bifurcan el lenguaje poético hacia nuevos mecanismos de representación. Esta semana tengo el placer de compartir con un Poeta español que testimonia sus registros lingüísticos desde una perspectiva interdisciplinaria fundada en su filosofía sensual y social: Antonio Aznar Pérez (Toni Aznar). Nace un 30 de marzo de 1961 en Barcelona, España. Bachiller Superior Letras. Técnico especialista en el I.C.T Control de la Producción.
Actividad profesional en el sector servicios profesionales para empresas. Director Producción Catimatge SL 1984/2013 Call Centers- Outsoucing-Management- Team Management- Operations Managament. En la actualidad Freelance independiente. Publicaciones en revistas literarias y blogs de poesía.
Website: www.artepoetica.net/Toni_Aznar_Perez.htm


http://taznar.blogspot.com.es/



Zenn Ramos: Leerte me lleva a declarar que evolucionas desde el erotismo fino hacia la conciencia social del Ser ¿correcto?
Toni Aznar: Ciertamente en mi poesía está presente el erotismo como acto reivindicativo de la propia Naturaleza. Yo no diría que es una evolución, siempre he tenido una conciencia social muy clara. Y procuro entrelazar los temas sociales con la fantasía erótica.

ZR: ¿Por qué decides usar como arma la poesía?
TA: Pienso que ser poeta es un acto muy profundo, un acto que te obliga a darlo todo a cambio de nada, a excepción de la satisfacción personal. Sí, es un arma en sentido figurado. Un arma que abre caminos y despierta conciencias. La poesía no se lleva en los labios para vivir de ella.... (cosa que es imposible). Se lleva en el corazón para morir por ella. Como escribió Goytisolo “la poesía es un arma cargada de futuro”, en estos tiempos tan llenos de falsedades e hipocresías políticas, ella es la expresión más íntima y verdadera del ser humano, nos mostrará el camino y nos dará la fuerza necesaria para derrocar a los especuladores, auténticos verdugos de este capitalismo liberal salvaje.

ZR: Llegar a lo desconocido a través del verso ¿crees en el potencial demiúrgico y terapéutico de la palabra?
TA: Creo que a través de la palabra se puede aliviar el dolor de los que sufren. La palabra eleva al ser humano a la divinidad, a la bondad, a enfrentarse consigo mismo y espantar todos los fantasmas que nos acompañan.

ZR: Tiempos difíciles para la literatura. ¿Cómo aferrarnos con la palabra a nuestra percepción social sin dejar de crear?
TA: Excelente pregunta de difícil respuesta. El poeta es un transmisor de su tiempo, y mediante la palabra buscamos dar sentido a nuestro entorno a nuestra realidad. Aportamos esa visión tan necesaria que refuerza el espíritu, desde la belleza de la creación poética.

ZR: El tiempo, en tu poesía, luce denso sobre el hombre. ¿Cuál es tu concepción del tiempo?
TA: El tiempo en mi obra es un concepto importante, verso tras verso la nostalgia baña mis costas, siempre ensoñando lugares irreconocibles en un tiempo inconstante e imperecedero. El tiempo es el verdugo que nos hace llegar a la meta.

ZR: ¿A qué le temes? Tu obra redunda sobre el después… ¿después de qué?
TA: Cuando la esperanza no es la respuesta, sólo queda el después. El después es la hoja que brota en el tallo del árbol, sólo puede darnos alegría y fortaleza. Ante el desasosiego, el después nos brinda la oportunidad de un mundo más humano. Mis temores son los habituales en cualquier hombre. No temo a la muerte, temo a no saber vivir la vida. Temo que llegue el día que las atrocidades no se rebelen en mis adentros, temo a la pasividad del ser humano, a la maldad sin sentido, al hambre innecesaria, a no saber perdonar,

ZR: ¿Cuál es el papel de la poesía de Toni Aznar frente al vacío del ser humano?
TA: Ante todo, busco el sentido de mi razón en mis poemas. Busco incesantemente la palabra que libere mi corazón de angustias. Creo en el ser humano, aunque a diario me tenga que esforzar por mantener esa creencia. La vida según cuentan los mayores es corta, y no merece la pena perdérsela en cuestiones que no aporten nada a nuestra entidad como seres evolucionados. Busco y busco, y creo que moriré buscando, pero esa búsqueda es lo que da sentido a mi vida y a mi humilde obra poética.

Zozobra

Cuando la luz deja de resplandecer
y sólo es apariencia.
Cuando la arruga extiende sus brazos
y abraza la piel marchita.
Cuando la llama ilumina
pero su rescoldo ya no abriga.
Tú y yo. Nosotros.
Somos lo que ahora nadie ve,
dos bancos vacíos en medio del parque;
dos sombras atoradas en su propia existencia.
Luz, arruga y llama.

@Toni Aznar 2014
Derechos Reservados