las mil caras

las mil caras

lunes, 9 de abril de 2012

Cuando llega la noche

Cuando llega la noche


Cuando llega la noche,
sus promesas y buenos deseos,
se evaporan como agua de estío.
Cuando llega la noche,
con ese afán carnal,
con esa fuerza de piel glotona.
Todo se vuelve turbio.

Él, perdido entre sábanas
y torsos macerados,
se da por vencido
y claudica al fatal deseo.

Carne efímera, sangre salvadora.
Invoca el perdón,
desde el lecho de batalla.

Cuando llega la luz,
el reproche invade
su piel sudada y sus manos quebradas
de tanto acariciar y amar
a las criaturas en la oscuridad.




Toni Aznar
Derechos Reservados
Abril 2.012